Terapia genética contra el VIH es declarada segura


Una excelente noticia en la lucha contra el VIH: investigadores de la Universidad de Pennsylvania publicaron un estudio en el cual afirman que la terapia de genes desarrollada por ellos es perfectamente segura en humanos.

El estudio comenzó en 1998, cuando 43 pacientes con VIH se sometieron a un procedimiento en el que células T –las encargadas de luchar contra infecciones y tumores– fueron extraídas de su sangre; posteriormente, a través de un virus, el ADN de las células T fue modificado para reconocer una proteína que se encuentra en el VIH y atacarlo. Finalmente, las células T modificadas fueron inyectadas de nuevo a los pacientes.

Catorce años después, 41 de los 43 pacientes se encuentran en buen estado de salud.

El estudio también reveló que los niveles del VIH dentro de los pacientes aún es alto, pero argumentan a que esto se debe a que la dosis de células T inyectadas fue pequeña y, ahora que han comprobado que la terapia no es peligrosa, se puede pensar en aumentar la dosis en cada paciente.

Otras terapias genéticas han tenido éxito en los últimos años, incluyendo una que detuvo el sangrado en los pacientes con hemofilia y mitigar los síntomas del Parkinson.