Los robots ya tienen nalgas

Nobuhiro Takahashi ha creado “SHIRI” (“culo” en japonés). El inventor japonés, creó unas nalgas robóticas que responden con diferentes emociones a distintos contactos humanos. El inventor espera que éste prototipo se utilice para desarrollar respuestas que puedan aplicarse a otras partes del cuerpo de un humanoide, en particular la cara para ayudar a la comunicación no verbal.

Decidió desarrollar su tecnología en unas nalgas artificiales debido a que los movimientos de los glúteos son más amplios y por tanto, hacen más fácil transmitir emociones.

Para que un robot muestre miedo, Takahashi utiliza un golpe, y en el caso de estas nalgas artificiales, un azote. Las nalgas mecánicas del robot responden a un golpe con temblores. Un bamboleo lento es señal de relajación, mientras que un ligero toque apacible le hace apretarse en señal de placer según Takahashi.

¿Será que cada vez nos acercamos más a la creación de robots casi humanos?

Otras notas que podrían interesarte: