Una tecnología que predice crímenes

Una tecnología que predice el futuro, con un software sumamente simple, ¿serán reales las predicciones?

Con un mapa de una ciudad, que está marcado con pequeños cuadros rojos, cada uno representando un área de 150 x 150 metros, en donde es probable, que se lleve a cabo un crimen próximamente. 

Una modalidad tipo mapa de calor muestra con más precisión dónde podrían robar automóviles, casas o asaltar a alguien.

El programa es llamado PredPol, y calcula sus predicciones con base en los horarios y ubicaciones de crímenes previos, combinados con información sociológica sobre el comportamiento de los criminales.

Esta tecnología, fue probada en la versión beta, por la policía de Santa Cruz, California, Estados Unidos, en 2011, y por la policía de Los Ángeles durante los últimos seis meses y a decir verdad, los resultados han sido bastante prometedores.

El software de análisis predictivo está penetrando las estaciones policiales en todo Estados Unidos, aunque está compitiendo en contra de presupuestos apretados, burocracia y una cultura que sigue aferrándose a sus métodos analógicos.

Al principio, la policía de Santa Cruz utilizó el software para calcular dónde podrían llevarse a cabo robos de casas, automóviles y vehículos, y entregaban copias impresas de los mapas a los oficiales al inicio de sus turnos.

Posteriormente se expandió a robos de bicicletas, amenazas de agresión física o ataques físicos y acechos con intención criminal. La ciudad ha visto una reducción del 19% en robos en viviendas en el último año.

Este tipo de experimentos son prometedores, pero la mayoría de las estaciones de policía en Estados Unidos todavía está muy lejos de los cuarteles futuristas.

El mes pasado, Ed Lee, el alcalde de San Francisco, Estados Unidos,anunció planes para desarrollar una aplicación de smartphoneque permitiría a los oficiales llenar informes de policía desde su ubicación en campo. Pero la jefa de información de la policía de esa ciudad, Susan Giffin, dijo al Bay Citizen que el departamento no tiene el presupuesto para comprar smartphones donde puedan ejecutar la app. Los oficiales de policía de San Francisco obtuvieron direcciones de correo electrónico por primera vez el año pasado.

Un último obstáculo para todo tipo de tecnología nueva es hacer que los oficiales la adopten y utilicen.

Otras notas que podrían interesarte: