Un millón de firmas para poder descargar videos libremente de YouTube

Un estudiante de Neustadt, ha tenido una interrogante por un largo tiempo, la misma que muchos de nosotros: ¿Por qué mis familiares y amigos no pueden descargar mis propios vídeos de YouTube?

Philip Matesanz, consiguió que más de un millón de internautas de todo el mundo, apoyen su petición en Change, una plataforma de activismo que hace mucho más fácil propagar y pedir a las grandes empresas diversas concesiones.

La petición, después de tan solo 23 días, obtuvo la firma de un millón de personas al rededor del mundo. Con el título “Libertad en Youtube”, el estudiante pide que el servicio de video de Google permita que los usuarios descarguen en su ordenador el contenido.

Google España ha contestado:

“Nuestros términos de uso están para ayudar a nuestros socios y propietarios de los derechos del contenido, muchos de los mismos confían además en los ingresos generados por estos vídeos para ganarse la vida. Siempre nos hemos tomado en serio las violaciones de nuestras normas, y vamos a seguir reforzándolas en contra de quienes pretendan violarlas”.

Aunque esta no ha sido la respuesta esperada, el estudiante sigue presentando sus

 

argumentos y declaraciones ante el gigante de internet para en algún momento, lograr que sus familiares y amigos, puedan descargar el contenido en su perfil del portal de videos.

Esta fue la carta presentada ante Google:

“Durante décadas cualquier persona podíahackear una copia privada de una emisión pública. Podías grabar un programa de radio en una cinta, o hackear una copia de tu película favorita con un videocasete. En los últimos años esas técnicas han contado con la oposición de grandes empresas de medios de comunicación que no quieren que el público disponga de esa tecnología. Estas empresas han descrito esas tecnologías como criminales y como una amenaza a su negocio.

 

Años después, la historia se repite: Google se ha unido a la RIAA para utilizar los mimos argumentos frente a las herramientas de grabación online ligadas al gran servicio de difusión de contenidos del silo XXI: YouTube. Google está emprendiendo acciones contra casi todas las herramientas que permiten hackearuna copia privada de un vídeo público de Youtube, y la RIAA está amenazando a páginas como CNet por promover ese software.

 

Mediante esta carta le pido a Google que rompa su silencio y participe en una discusión abierta para encontrar una solución que responda a las necesidades de los usuarios”.

Otras notas que podrían interesarte: