Robo de identidad con un hackeo a Gmail, Amazon, Twitter y iCloud

Los periodistas, corren muchos peligros, entre uno de los más graves, el hackeo de identidades; y es que la noche del viernes 3 de agosto de este año, Mat Honan, periodista de la revista Wired, fue hackeado desde varias cuentas. 

Los hackers aprovecharon la vulnerabilidad en cuanto a seguridad de Amazon y Apple, y lograron obtener acceso a su cuenta de iCloud. Desde aquí, comenzaron a tomar posesión del resto de sus cuentas en internet. Primero fueron con Gmail y comenzaron a borrar remotamente todos los datos de MacBook, iPhone y iPad.

Luego pasaron a su cuenta de Twitter y a la cuenta de Twitter de Gizmodo.

Podríamos pensar que éste no fue un incidente grave, pues sólo es la información de una persona; pero, ¿qué habría pasado si toda esta información hubiera sido nuestra?

Con esto, se ha comprobado que la vulnerabilidad de Amazon, Apple y Google son bastante altas; la seguridad en sus redes ya no es del todo confiable y es que si un hacker pudo obtener la información de este periodista, ¿qué otra información no podrá obtener?

El periodista, por supuesto, documentó su experiencia de hackeo y lo publicó en la revista para la cual trabaja.

“Mi experiencia me lleva a creer que los sistemas basados en la nube necesitan fundamentalmente diferentes medidas de seguridad”, dijo Honan.

 

Los delincuentes de la web, utilizaron las técnicas más básicas para lograr el robo de información; encontraron la dirección del domicilio y del correo electrónico de Honan en línea, y después de algunas idas y vueltas con el área de soporte técnico de Amazon, utilizaron la información para obtener los últimos cuatro dígitos del número de tarjeta de crédito de Honan.

Posteriormente, llamaron al servicio al cliente de Apple, fingiendo ser Honan, donde utilizaron esos cuatro números y su dirección de facturación para acreditar su identidad y tener acceso a iCloud.

La cuenta .Me era el correo electrónico de respaldo de Honan para acceder a Gmail. Una vez que entraron a su Gmail, los hackers pudieron restablecer las contraseñas de las cuentas que utilizaban Gmail, incluyendo las de Twitter.

Así de simple y sencillo fue el robo de información que causó envíos spam y la pérdida de información que estaba almacenada en sus dispositivos electrónicos.

Otras notas que podrían interesarte: